-Pero «gloria» no significa «un argumento 
que deja bien aplastado» - objetó Alicia. 
-Cuando yo uso una palabra -insistió 
Humpty Dumpty con un tono de voz 
más bien desdeñoso
-quiere decir lo que yo quiero 
que diga..., ni más ni menos. 
-La cuestión -insistió Alicia
-es si se puede hacer que las palabras 
signifiquen tantas cosas diferentes. 
-La cuestión -zanjó Humpty Dumpty
-es saber quién es el que manda..., eso es todo. 

 

Alicia a través del Espejo.

Lewis Carroll

 

De acuerdo a la teoría del complot, todo, absolutamente, tiene su fundamento en un paradigma que se creó con el único objeto de procurarle control a una clase política dominante, entendiendo por esta última, no necesariamente a los gobernantes, sino a una elite de personas que superan la supremacía económica, para dominar la política, dictando los parámetros culturales que ha de seguir una comunidad, controlando desde la estructura básica de su ideología, sus tradiciones, su moral y sus tendencias aspiracionales, asegurándose circunstancias de predicción más o menos confiables que les permite tomar decisiones sobre la dirección que aquella civilización ha de tomar, y procurándose la continuidad de dominio político en su más amplio significado.

 

Aquellos parámetros, son dictados de un grupo de élite, que sin embargo son introducidos a la mente inconsciente, de una manera tal que nos crea la convicción de que lo que queremos, o lo que creemos es “natural”, soslayando el hecho de que nuestras tendencias no son precisamente creación nuestra, sino el resultado de lo que aprendimos en la escuela, o en la casa, en nuestra más temprana infancia; valores etiquetados como éxito, amor, competencia, crean instituciones necrófilas como el matrimonio, la familia, el trabajo, o la profesión, no porque sean precisamente malas, sino por la obsesiva necesidad de requisitar esos parámetros aún a costa de la propia salud física y mental; pero ¿quién?, ¿quién se ocuparía de hacer un diseño tan perverso?, ¿porqué detener la evolución?.

 

Puede sonar disparatado, porque parece que todos esos “valores”, ocurren de manera natural en todas las familias, pero no es algo que se conozca a ciencia cierta, es decir, jamás se habla en realidad de lo que es ser exitoso, o de lo que es o debe ser una familia, de las implicaciones que lleva elegir mal una profesión, sólo se habla de que hay que casarse, hay que estudiar una carrera, hay que tener un trabajo, porque así debe ser, es lo normal, si quieres pertenecer al sistema deberás ajustarte a la norma; pero ¿por qué?, ¿quién nos ha dicho que debemos se exitosos?, qué es el éxito, ¿para qué?.

 

Puede ser cierto o no, pero considera que en realidad, el infante comienza a aprender desde que nace y se interesa por lo que ocurre a su alrededor, por aquello que puede observar, por la realidad que le “venden”, en un sistema de represión y castigos, crece con los mismos temores que sus padres, con las mismas tendencias y sus mismas manías, y las reproduce en la siguiente generación, creando tradiciones que se cristalizan en paradigmas que se mimetizan en el cotidiano modo de vida, y se pierden en la inconsciencia de los observadores, dejando de ser objetos de observación y convirtiéndose en conductas incuestionables y reiteradas. Esos son los hechos.

 

En principio el niño imita su entorno, entiende su ambiente como  una extensión suya, hasta que se percata de que los ambientes son algo en lo que hay que encajar, en realidad, la primera percepción del niño es correcta, todo es una extensión del ser, pero quién comenzó con toda esta obsesiva ideología sobre tener una familia o tener un trabajo, una pareja, o un producto?; para encajar, buscamos la aceptación, pero, en realidad son necesarios?, por supuesto, lo son, la respuesta es simple, pero no en los términos en los que lo conocemos, no es como nos han dicho. 

 

No está mal relacionarse en parejas con intenciones románticas, ni pretender tener una familia, ni ocuparse en un trabajo remunerador, o buscar reconocimiento, etc., pero es falso que la felicidad sea la suma de todo eso, una ocupación digna no tiene que ver con títulos universitarios, el matrimonio no es para todos sino para los que tienen la vocación; la obsesión sobre estos como otros conceptos no es natural, en lo absoluto, por supuesto tampoco es sana, es un distractor que nos impide hacernos un panorama general de lo que en realidad está ocurriendo, estos ejemplos permiten entender que no todo es lo que parece, pero sobre todo que aquello que nos venden como acontecimientos naturales y espontáneos, no lo son.

 

Una de las aplicaciones más populares sobre la teoría conspirativa es el consumo; para hacernos consumir más, se introducen mitos respecto de nuestras necesidades, es decir, primero, se incorpora una idea al inconsciente colectivo, es muy importante que forme parte de la ideología de todo el grupo o comunidad, así se asegura la reiteración del concepto y su confirmación, por ejemplo, se dice que las grandes corporaciones se encargan de patrocinar programas de T.V. que promuevan estilos de vida que impliquen el uso y consumo de determinados productos; ¿nunca te has preguntado porqué debes lavarte el cabello dos veces durante el baño?, a caso no es suficiente con hacerlo una sola vez?, eras muy joven cuando te enseñaron la técnica del shapoo, ¿cierto?; también nos dijeron que tenemos que alimentarnos tres veces al día, o hasta cinco, pero nuestra vida sedentaria no nos demanda tanta energía, luego, para qué comer tanto?, el problema es que nuestro organismo se acostumbra a comer en esas cantidades, modificar el hábito no será nada fácil, paradójicamente se promueve la apariencia física absurdamente delgada, creando otro distractor fundado en la angustia de ser; así, muchos actos de consumo desmedido, se llevan al cabo sin cuestionamientos, actos como la moda, el sistema de alimentación, etc., bien podrían ser parte de una conspiración para que las personas consuman más y enseñen a sus hijos a hacerlo en igual medida.

 

Pero no todo es marketing…o si?; el complot aplicado a la dinámica social ha sido motivo de profundos análisis, y se puede observar desde todos sus ámbitos, uno de ellos es la familia, porque nadie está contra la familia y su unión, pero quien dice que una familia unida debe fundarse en la monogamia?, piensa en esto: la necesidad de probar otras parejas en parte de tu instinto, finalmente eres un ser racional, luego, es tu decisión optar por ser fiel hasta que la muerte te separe de él o ella, entendiendo por ser fiel, no lo que en realidad significa (léase lealtad y apoyo legítimos), sino tener exclusividad sexual con ese alguien, aún cuando ya no quieras, lo cual es ilógico, y a pesar de ser patético, no observar esa norma necrófila se paga con culpa, con miedo, con resentimiento, neurosis y mucha tristeza, un precio muy caro por una norma que no sirve, porque si la norma realmente fuera funcional, créeme, no costaría trabajo cumplirla.

 

Otro ejemplo: Se dice que se siembra el odio interracial con el único propósito de poder justificar algunos actos que podrían tener su origen en intereses políticos o económicos, se busca en este contexto, el apoyo de todo el grupo y la confusión entre los interesados, un ejemplo de ello es el atentado ocurrido el once de septiembre en el World Trade Center, cuando las Torres Gemelas en Nueva York  cayeron a causa de unos avionazos, la versión oficial dice que fue un acto terrorista de origen extranjero, pero existen quienes apoyan la idea de que dicho atentado tuvo su autoría en el gobierno estadounidense, debido a que las cabezas respaldan una industria bélica que amenazaba con quebrar para la fecha en la que ocurrió el atentado y que recibió una inyección de capital cuando decidieron invadir medio oriente.

 

El terrorismo es un instrumento efectivo de la conspiración; el sembrar miedo general respecto a alguien o algo, suele tener una reacción generalizada de antagonismo, de tal forma que si se dice por ejemplo que el planeta está siendo consumido por falta de conciencia ecológica, lo cierto es que las medidas que se recomiendan, no son del todo la solución, por ejemplo el separar la basura en orgánica e inorgánica, o evitar quemar oxígeno con fogatas; todas esas medidas son benéficas, pero no impactan como lo haría por ejemplo que se detuviera la actividad de las corporaciones que sí contaminan, o que se prohibiera la venta de artículos que emiten gases contaminantes, pero la ideología comienza a modificarse bajo estos esquemas.

 

El complot, aplicado a la escasez de agua….nos dicen que hay escasez de agua potable, comienzan creando miedo del caos por venir, la conciencia de escasez es otro distractor, en realidad no hay tal, si no llega agua a alguna región es por un problema de distribución y de drenaje, sin embargo, la pregunta es que pretenden con esta publicidad, podría ser que alguien propicie primero tal escasez evitando que el agua se distribuya y luego se presente con la panacea a este problema y lo venda como una solución cara, pero eso sólo lo veremos a su tiempo porque por ahora necesitan primero afianzar bien el miedo general a la carencia de agua, y moldear una ideología toma tiempo.

 

Son múltiples las aplicaciones de la teoría conspirativa, la política gubernamental es uno de los ámbitos donde más se aplica pero sigue siendo sólo una teoría, finalmente el objeto de las conspiraciones es procurar el poder mediante la manipulación masiva de mentes demasiado ocupadas en observar la norma como para analizar quien se beneficia realmente con las tendencias ideológicas que tanto se publicitan.

 

Teoría o no, el costo real de estas aplicaciones es un retraso en la evolución por el apego a un paradigma impuesto por alguna razón desconocida, por un grupo desconocido, y que rige la conducta de toda una civilización de personas enfermas de neurosis, acostumbradas a las etiquetas y siempre dispuestas a etiquetar, que han dejado de cuestionarse el porqué de su miedo obsesivo a ser juzgados, con criterios nublados, por tendencias que no entienden pero que tampoco analizan, y se evitan el trabajo de pensar, porque siempre ha sido más fácil seguir al rebaño; la comodidad de lo que es seguro se garantiza cuando no se va contra corriente, un acto de disidencia, una provocación a pensar diferente es el indicio de un caos temible, y así se produce el miedo y la angustia, así se asegura el control del conspirador.

 

Dime entonces si no vale la pena mirar la realidad y analizarla, y una vez obtenida una conclusión, mirarla de nuevo para ver si la conclusión es diferente, y mirar una tercera o cuarta vez, después de todo esta es tu vida, y el derecho de decidir sobre ella es de ejercicio único e irrenunciable, si ha de venir el caos por eso, será porque el universo necesita ajustarse para hacer de ti un elemento nuevo y mejorado, si por eso ha de llegar el caos, bienvenido sea..no lo crees?

 

Melina.

 

“No veas lo que los demás quieren que veas…abre tu mente a las posibilidades.

Rey de Omashu.

(Avatar. The last air bender)

Anuncios