-¡Eso sí que no lo puedo creer! -exclamó Alicia. 
-¿Qué no lo puedes creer? 
-repitió la Reina con mucha pena; 
-prueba otra vez: respira hondo y cierra los ojos. 
Alicia rió de buena gana: -No vale la pena intentarlo
-dijo. -Nadie puede creer cosas que son imposibles. 

-Me parece evidente que no tienes mucha práctica

-replicó la Reina.

 

Alicia a través del Espejo. Lewis Carroll.

 

 

Desde que naciste, el universo o Dios o como te guste llamarlo, tuvo todo dispuesto para ti, te dotó con el magnífico don de materializar tus pensamientos, lo único que tenían que hacer tus padres era incluir en tu crianza los métodos para hacerte conciente de este hecho, pero ellos no tenían conocimiento de él, y todavía hoy, probablemente no lo sepan, eso es porque desde los albores de la humanidad lo han mantenido en secreto, aunque no lo es en realidad, porque siendo inherente a cada ser que tiene conciencia, se manifiesta en la intuición.

 

Los grandes maestros de metafísica que han transitado en esta tierra lo conocían y lo utilizaban, los avatares de la historia, vinieron al mundo para darlo a conocer, su objetivo es la evolución de nuestro espíritu en una nueva y mejorada especie, una especie más elevada que pueda procurarse todo por sí misma para enfocarse en avanzar espiritualmente sin distraerse en problemas materiales, como el dinero, la escasez, el rechazo, la discriminación, el hambre, a envidia, todos esos distractores son ilusiones que retrasan la evolución propiciando una terrible plaga que se arraiga en la mente y el corazón humano: la mediocridad.

 

La mediocridad, debe ser entendida como lo que es, un empeño por permanecer en la oscuridad de la propia creación; todos nacemos con ese impulso de seguir nuestros sueños, la infancia se vive con felicidad, lo niños son maravillosos, son seres de luz que aún no se han olvidado de cómo ser felices, son curiosos, son tiernos, tienen sueños, ilusiones, representan en sus juegos los universos de sus propia creación; y pensar que así fuimos todos hasta que nos mataron la creatividad, la emotividad y la idea de que la felicidad es una constante cuando nos metieron a la escuela y nos entrenaron para ser aceptados en un sistema de mediocres. En realidad, ya de niños practicábamos sin ser conscientes el maravilloso poder de la Ley de atracción.

 

Todas las personas que han trascendido con su pensamiento y con su trabajo las barreras del tiempo, alcanzando la inmortalidad por su obra, personas como Newton, Einstein, Emerson, Churchil, etc.; son personas tan inteligentes y trabajadoras como tú, no son poseedores de un gen mágico que los hizo más inteligentes que al promedio, ellos simplemente conocían y ejercían ese poder que siendo inherente a la mente humana poseemos todos, pero cuyo detalle y método de aplicación se ha mantenido oculto. 

 

¿Quién lo ha ocultado?; lo han ocultado aquellos que no han sabido comprender la ciencia y diseño del poder, aquellos que desean sentir en su puño a  multitudes oprimidas, aquellos que simplemente no comprenden las nefastas implicaciones que conlleva retrasar el proceso evolutivo.

 

Esta es la llave que abre la puerta que se interpone entre tus sueños más caros y tú, es la Ley de atracción o principio de mentalismo, por el cual cualquier cosa que pueda concebir tu mente, está destinada a manifestarse en tu realidad en el ámbito físico o material, por medio de tus sentimientos y de tus emociones.

 

Hermano, hermana, tú, que me estás leyendo ahora, quiero que sepas que no me lees por casualidad, las casualidades no existen, el diseño de tu persona tiene por objetivo la abundancia, la satisfacción, tu felicidad, a través del desarrollo de las actividades que te gustan, quienes hacen aquello que les apasiona, se enriquecen porque dan calidad en todo aquello que hacen con amor, esto no es una casualidad, así esta diseñado el universo, es esa la voluntad del absoluto.

 

He estudiado estos temas desde varios puntos de referencia, la ciencia, la religión, el arte, he estudiado igual de psiquiatría que de física cuántica, igual biología y genética que la ciencia del caos, conceptos de metafísica que de filosofía, y ninguno, ninguno se contrapone, todos son complementarios, embonan en correspondencia perfecta, como los engranes de un reloj, de este maravilloso sistema que es el universo, si te hablo ahora es porque tengo la certeza para decirte que el conocimiento que vas a descubrir es totalmente cierto, de entenderlo amigo mío, vivirás el milagro de ejercer el poder del creador al alcance de tu pensamiento.

 

La física cuántica es la ciencia que le da fundamento al espíritu; la ciencia y la religión, no son opuestas, se complementan, la religión nos enseña que Dios está en todas partes porque es TODO, el universo igualmente es TODO, eres tú, Dios está en ti, tu eres parte del universo y eres uno con él, es importante que entiendas esto porque es la razón de porque tienes el poder de Dios en ti, y cómo puedes ejercerlo.

 

¿Es difícil de creer no?, ¿Cómo pueden ser posibles todas esas cosas?, bueno, es posible explicarlo,  la mente humana y el universo tienen una analogía con tu mente y es perfecta, eso es porque somos uno, la unidad es otro principio, y “como es arriba es abajo”, podríamos armar ecuaciones matemáticas, desde instrumentos técnicos es posible llegar a la igualdad, a ti que te encanta medir, aquí esta tu medida del infinito. La teoría moderna de la evolución plantea que el siguiente paso evolutivo es a reproducir las hazañas que logran las partículas cuánticas en nuestro ámbito macro de la física en que tu y yo interactuamos; Cuáles hazañas?, la multidimensionalidad,  la manipulación del tiempo y del espacio, etc., todo con el poder de la mente; te acordaste de tus personajes de ficción verdad?, pues entérate, estas teorías están respaldadas por serias investigaciones que llevan muchos años estudiándose, no hay nada nuevo bajo el sol.

 

Sí, lo sé, tienes el ceño fruncido y estás a punto de suspirar; esta reacción es lógica; lo que te planteo, está en flagrante contradicción con todo lo que has aprendido TODA TU VIDA, pero te aseguro, sobre mi corazón que es completamente verídico, y quiero demostrártelo.

 

Cualquier cosa que pidas, cualquier cosa que quieres, cualquier cosa que tu mente pueda concebir, la puedes tener, lo que sea, dinero, salud, amor, belleza, prestigio, respeto; tendrás que entrenarte para pensar en ello y lograr que tus emociones vibren con esa idea, y la verás aparecer ante tus ojos sin importar la vía, olvídate del medio, olvídate del tiempo, maravíllate de tu magnificencia.

 

Difícil asimilarlo, lo sé, pero es cierto, busca allegarte de los elementos para crear tu convicción, cuando lo logres, sentirás en tus manos el poder del universo; tal vez es sólo como dice la Reina Blanca de Lewis Carroll: una cuestión de práctica.

 

Melina.

 

“Todo lo que somos es resultado de nuestros pensamientos.”

BUDHA.

 

Anuncios